News

Una carta abierta a las ONGs internacionales que buscan “localizar” sus operaciones

17 Mar 2020

Languages available:   English Español Français Português

Pedimos que trabajen con nosotros, no contra nosotros. Necesitamos apoyo, no competicion.

 

 

Esta carta es el producto de una discusión prolongada, acalorada, enojada y apasionada que tuvo lugar en el grupo WhatsApp de #ShiftThePower la semana pasada. Varias personas en el grupo habían sido abordadas por separado por ONGs internacionales que querían aprender sobre sus experiencias en la recaudación de fondos locales y la construcción de la filantropía comunitaria, pero de una manera que todos sintieron que era ‘extractiva’. Estas interacciones apuntan a la tendencia creciente de las ONG internacionales a buscar más recursos para llenar el vacío de financiación que muchos están experimentando.

 

5 de marzo de 2020

Estimados ONGs internacionales:

Gracias por interesarse en nuestros países. Representamos a una amplia gama de organizaciones nacionales y subnacionales con sede en países donde a menudo trabajan ustedes, principalmente en el Sur Global. Probablemente incluso hemos estado en reuniones juntos o hemos sido representados en las historias de éxito que usted brinda a sus seguidores.

Apreciamos que, a lo largo de los años, muchos de ustedes han tratado de ayudar a brindar servicios muy necesarios, y han ayudado a elevar algunos temas de preocupación, como el alivio de la deuda, el género o el cambio climático, a la escena mundial.

Pero los tiempos están cambiando. Y ustedes (correctamente) han enfrentado una serie de críticas en los últimos años: en torno a su legitimidad, su ‘blancura’ o el hecho de que, en última instancia, mucho más dinero de ayuda termina en los bolsillos de las oficinas centrales de las organizaciones del Norte que en el Sur Global.

Vemos que está tratando de responder a estas críticas “localizando”, ya que se nos ha pedido que nos reunamos con sus consultores altamente remunerados en numerosas ocasiones. La estrategia es bastante común: por lo general, comienza creando una “organización local” con una junta local. El siguiente paso que estamos viendo es que ingresas al mundo de DRM – “movilización de recursos domésticos” – para recaudar dinero desde nuestros países. Este último aspecto probablemente también se deba al hecho de que sus ingresos tradicionales del rico Norte/Oeste están comenzando a disminuir, por lo que tiene la ventaja adicional de reponer los ingresos perdidos.

En teoría, esto probablemente suena bien para sus oídos del Norte: las personas de ingresos medios locales deberían “poseer” su sociedad civil, especialmente como respuesta a las crecientes preocupaciones sobre el cierre del espacio cívico y los gobiernos autoritarios. No podríamos estar más de acuerdo con usted en este principio.

Pero hay cosas a las que nos oponemos y algunas sugerencias sobre cómo puede utilizar su músculo internacional para ayudarnos de manera más efectiva que a través de esta agenda de localización equivocada.

Lo que sucede en la práctica es que estos esfuerzos solo sirven para reforzar la dinámica de poder en juego y, en última instancia, para cerrar el espacio para la sociedad civil nacional. Esto se puede ilustrar de manera bastante simple: una ONG internacional multimillonaria, con todo un equipo de mercadotecnia, comunicaciones y recaudación de fondos, cuyo presupuesto de proyecto para este esfuerzo probablemente supera el de la mayoría de nuestras organizaciones nacionales durante un año, luego llega al Sur para recaudar dinero “a nivel nacional”.

Quizás la junta se ha fijado el objetivo de recaudar el 30% del ingreso total directamente del sur. Eso no es un millón adicional de dólares, eso es un millón o más dólares quitados de la sociedad civil local. Y lo que es peor, la mayor parte de este dinero se desviará para pagar su propio funcionamiento interno, en lugar de invertirse en el terreno.

Todo esto sirve para debilitarnos localmente. Nos mantiene en una relación maestro / servidor continuamente pidiendo subvenciones de sus instituciones, mientras que nosotros mismos no tenemos fondos básicos. Esto no es lo que necesitamos o queremos.

En cambio, así es como puede ser más útil con su inversión en ‘DRM’: si se toma en serio el ‘cambio de poder’, reduzca su huella y marca y use su maquinaria de recaudación de fondos para ayudar a las organizaciones de base a crear las estructuras para recaudar fondos para ellos mismos y mantener su trabajo.

Necesitamos la infraestructura para que las personas recauden dinero a nivel nacional y de la diáspora, para no competir con las grandes ONGs internacionales. Lo que finalmente se necesita es fortalecer y ampliar la sociedad civil del Sur, no ser expulsados ​​de nuestras propias comunidades y mercados.

¿Necesitas existir en cada país con tu marca? No. A menudo hay organizaciones locales, como nosotros, que trabajan eficazmente sobre el terreno, con mejores conexiones con la comunidad local. Y muchos de nosotros también tenemos las habilidades y la capacidad para representar nuestros problemas en el escenario mundial.

Representamos una mezcla ecléctica de organizaciones, pero nos estamos uniendo cada vez más bajo el estandarte o el hashtag de #ShiftThePower y su “Manifiesto para el Cambio“.

Nuestra súplica es que trabajen con nosotros, no contra nosotros. Necesitamos apoyo, no competición, y mucho menos ser reemplazados.

Leave a comment

avatar